Panopticum.

 

1ª Lágrima.

Panopticum comenzó como la imagen de un diente de león, una medusa, un robot articulado o un ojo móvil y cambiante. Este diente-medusa-robot-ojo sigue y persigue las posiciones del interactor en el espacio, girando, abriendo y cerrando su estructura de una manera inversamente proporcional a la distancia del interactor con respecto a la imagen proyectada. Paralelamente, las posiciones del usuario afectan a la velocidad y cabezal de lectura de un registro sonoro que jamás llega a su velocidad 1:1, a la vez que manipula un sintetizador virtual. El desarrollo de su argumento se basa en la relación existente entre los datos de posición del interactor –datos de un elemento real– con los datos de un elemento virtual –el centro mismo de la lágrima–. En posteriores actuaciones, la lágrima se duplica ofreciendo un seguimiento estereoscópico del interactor, y una relación inusitada entre ambos ojos.

 

Patxi Araujo_D