Sherezade

Pieza literario/visual interactiva para la Fachada de Medialab Prado.

Así como la poesía automática surge de las entrañas del poeta o de cualquier otro de sus órganos que haya almacenado reservas, “Sherezade” elabora propuestas literarias a modo de títulos o epígrafes a partir de un banco de palabras escogidas por el autor y almacenadas en una memoria virtual en modo aleatorio. El movimiento, presencia o ausencia de personas, animales o cosas en la plaza de MediaLab prado determina que el programa escoja entre esas palabras, y genere frases lapidarias, poéticas, absurdas o sublimes. Por lo tanto, de existir algún tipo de causalidad literaria, habría que buscarla en la mezcla de la actividad en la plaza y el modo aleatorio en el que emergen las palabras en el programa. La memoria de Sherezade a día de hoy mezcla, a día de hoy, 24 preposiciones, 31 artículos, 926 adjetivos y 726 nombres del idioma español conjugados en masculino singular.

reeweb

El espacio de la Plaza proyectado como imagen-espejo en la Fachada; las palabras que hilan relatos en la medida en que algo o nada acontece. El silencio de la palabra, el trueno mental del significado. La ausencia de código que descifrar porque el juego es directo; la casi imposibilidad estadística de que algún enunciado se repita; la lectura cada vez distinta del mismo lugar para ser entonces átomo, príncipe, despiste, oasis o algoritmo.

sherezadeweb

 

Después de un mes hablando en silencio a todo quien quisiera ver; inagotable, contando historias y combinando sentencias, verdades o invenciones (poco importa); sin más herramienta que la palabra y el acontecer de cada noche en esa plaza de Madrid…
Sherezade mañana inventará su último cuento para ningún sultán, quizás para algún gato o para alguien que vuelve a casa, porque sí, porque pasaba por ahí.
Sherezade mañana a la noche desaparecerá. Tiene programado su final para las GMT 23:00:00 del 12/03/2020. Durará un poco en el recuerdo de algunas de las personas que la vieron, o asomará la nariz en algún Instagram. Y ya está. Ella se irá a vivir al limbo de las entidades software sin cuerpo, desconectada de todo, a ocupar sus 148 KB dentro de una carpeta en un USB localizable (espero), a rumiar sus sueños de algoritmos, su gramática perfecta y su ausencia de ética total.
Igual cuando vuelva a salir, ya habrá pasado la epidemia.
Gero Arte Sherezade. 11 Marzo 2020

we